Hawkers acelera a todo gas


Hablan de Hawkers en La Razón

El objetivo de la Hawkers Riders Cup es formar a niños que se han iniciado en la competición motociclista y darles un impulso para conseguir que lleguen a la élite.

Dicen que todo depende del color del cristal con el que se mire. Y ese cristal podría ser perfectamente el de las gafas de Hawkers, una compañía que –tras el pistoletazo de la salida en la que logró tan buena posición en la parrilla– ahora acelera a todo gas y marcha a un ritmo vertiginoso. De hecho, en poco más de cuatro años se ha convertido en la tercera marca de gafas de sol que más vende del mundo en internet, y se encuentra dentro de las 10 marcas de moda españolas mejor valoradas internacionalmente, además de ser la única de nuestras empresas dentro de las 10 nativas digitales con mejor reputación en el marco internacional.

Si bien es cierto que el deporte forma parte del ADN de la compañía desde su nacimiento, de la mano de MotoGP, no es menos cierto que éste ha sido el segundo año en que se ha celebrado la Hawkers Riders Cup, una competición mediante la que pretende formar a jóvenes talentos en el mundo del motociclismo y convertirse en una pieza clave para la creación de futuros campeones de la cantera nacional e internacional.

Pero, claro, no todos los jóvenes con talento disfrutan de las mismas oportunidades para alcanzar sus sueños. Sin embargo, Hawkers se ha propuesto que los niños lleguen a la élite del motociclismo, un deporte caro donde los haya y en el que el material y los recursos que se requieren lo convierten en inaccesible para la gran mayoría de ellos. Por eso, decidieron crear la Hawkers Academy y la Hawkers Riders Cup.

«El objetivo es formar a niños que se han iniciado en la competición y darles un impulso para conseguir que lleguen a la élite. Además, al crear una copa monomarca, todos los pilotos corren en igualdad de condiciones y el campeón recibe un premio final para poder dar el salto al Campeonato de España de Velocidad (CEV). Cuando fundamos la compañía, nos propusimos junto a Jorge Lorenzo que ningún niño con talento, si estaba en nuestra mano, se quedara en el camino por falta de recursos».

Fuentes de la compañía aseguran que Hawkers cree en el talento y el esfuerzo por encima de todo, y que éstos son valores que quieren enseñar al mundo como empresa. En este sentido, aspiran a englobar esta competición dentro de su política de RSC. Es más, esta iniciativa podría extrapolarse a otras disciplinas deportivas, después de haber experimentado un crecimiento tan espectacular que le ha llevado a ser la primera empresa española en patrocinar a un equipo de la NBA, Los Ángeles Lakers, o a tener como imágenes a estrellas del fútbol como Leo Messi o Luis Suárez. «Es muy probable que, conforme vayamos creciendo, incrementemos estas iniciativas en otros ámbitos del deporte», confiesan.

Estos proyectos contribuyen a crear marcar, a fomentar los valores y a que los clientes se sientan más identificados con una firma que está llevando a cabo una acción en beneficio de la sociedad y, en concreto, de los más jóvenes. Las fuentes consultadas relatan que en el año en que se fundó la compañía, 2013, tuvieron la primera conversación con Lorenzo en Montmeló. Y que también en ese mismo año, en Misano, estrenaron el casco Hawkers que lució el campeón del mundo de MotoGP vigente. «Hemos querido conservar y reforzar los orígenes con la creación de la Hawkers Academy y la Hawkers Cup para volver a tener un campeón del mundo de MotoGP en el futuro», apostillan.

Pero al margen de seguir acelerando, tumbando y arriesgando en algunas curvas, y pese a no ver ninguna línea de meta en el horizonte; la empresa se enfrenta al desafío de continuar creciendo, de mantenerse como una marca tecnológica, de innovación, de marketing, creatividad y moda, de referencia.

Estudiando en Universidad de Extremadura. Redactor de Blog Hawkeriano y rep en Hawkers Co. // 20% dto. en Hawkers con el código HC20MMEGIAS